Encuentra el centro más cercano aqui

Combate la gripe

Protege a tu familia durante el invierno

Por: Ricardo Ham R.

Asesor: Medico Pediatra Keiko Imuro

Por fin llegó el invierno y con él las fiestas, tantas celebraciones en tan poco tiempo, época de caminar en el frío, cambios de temperatura, de noches largas esperando abrir los regalos. Pero, ¿quién de nosotros no se ha pasado el festejo en casa por culpa de un resfriado?

Todos sabemos de la angustia y la frustración que como padres, nos provocan los resfriados en nuestros pequeños. ¿Cuántas veces nos hemos quedado fríos pensando en todo lo que se avecina con tan solo escuchar el primer estornudo ?   Pero no todo es malo, hay que recordar que la gripe es una enfermedad inherente en los niños y que ésta, además ayuda a su organismo a desarrollar sus defensas. Lo único que podemos hacer, es estar preparados.

¿Qué es la gripe?

La gripe es una infección viral que afecta las vías respiratorias (nariz, garganta, bronquios, pulmones), altamente contagiosa, que presenta síntomas como: fiebre, tos, dolor de garganta, secreción nasal o nariz congestionada; dolor de cabeza, dolores musculares y cansancio. Este estado se llega a prolongar de 2 a 4 días. La gripe aparece en casos aislados o en forma de brotes que pueden llegar a epidemias principalmente en épocas de invierno. El período de incubación es de 1 a 3 días. En niños pequeños es frecuente encontrar complicaciones como la otitis media aguda y la bronquitis. 

¿Quiénes están en riesgo de contraerla?

La gripe es contagiosa y se propaga a través de gotitas infectadas por el virus que expulsan las personas enfermas al toser o estornudar. Las personas con gripe son contagiosas mientras presentan síntomas (la mayoría de las veces los síntomas duran aproximadamente una semana en los adultos, pero en los niños pueden durar hasta dos semanas).

Básicamente todos estamos expuestos a esta enfermedad, sin embargo hay personas más propensas a contraerla, ya sea por su condición física o por el entorno en el que se desenvuelven, adultos mayores, personas que trabajan en lugares riesgosos como consultorios médicos u hospitales y hablando propiamente de niños pequeños (entre 6 meses y 5 años) el riesgo aumenta si éstos acuden a la guardería o al jardín de niños, pues al estar en un espacio cerrado se contagian fácilmente de otros pequeños.

Mi hijo se contagió, ¿qué tengo que hacer?

Siempre que tu hijo se enferma la reacción natural es llamar inmediatamente al médico. Aunque en la mayoría de los casos, la gripe no requiere un tratamiento médico específico en algunos niños con enfermedades crónicas pueden complicarse si la contraen y podrán requerir tratamiento o incluso hospitalización. Por otro lado, la gripe también puede ser peligrosa en los recién nacidos. En estos casos siempre será aconsejable visitar al pediatra para descartar cualquier complicación y/o iniciar algún tratamiento.

Si éste no es el caso, aquí te damos algunos consejos para que tu niño se recupere pronto de la gripe:

-Prepara alimentos sanos, balanceados y ricos en vitaminas: frutas y verduras de temporada, productos lácteos, cereales enteros y pescado. Reduce las grasas y la carne.

-Evita la deshidratación dándole de beber muchos líquidos; el agua es lo mejor aunque hay veces que no es fácil que la tomen, si es así puedes recurrir a los jugos de frutas y la leche que en sus componentes tienen agua.

-Descansar, dormir lo más que se pueda y estar tranquilos: parece imposible en un niño pero es lo mejor y aunque seguramente por el resfriado su cuerpo le exigirá el descanso será complicado que lo tome como haría un adulto, por eso hay que motivarlo en entornos calmados y silenciosos, es imposible pretender que duerma si frente a él hay una fiesta.

-Controla los síntomas, un poco de acetaminofeno (paracetamol) o ibuprofeno para bajar la fiebre y aliviar los síntomas gripales (consulta la tabla de pesos y dosis y no administres otros medicamentos a menos que lo indique el pediatra).

-Vístelo inteligentemente, usar varias capas de ropa, con el fin de abrigarse o descubrirse con facilidad, pues la gripe hace que uno pase rápidamente del frío al calor y viceversa.

-Ambiente adecuado, es conveniente usar en el cuarto del niño un humidificador por algunas horas pues la humedad ayuda a las mucosas a fortalecerse y favorece la descongestión nasal. También hay que ventilar la zona un buen lapso de tiempo antes de ir a dormir y evitar por completo fumar.

-Apapáchalos mucho.

La vacuna de la influenza

(Fuente kidshealth.org)

Generalmente administrada entre septiembre y mediados de noviembre (aunque se puede administrar en otro momento del año), esta vacuna reduce las probabilidades de que una persona promedio contraiga la influenza.

La vacuna de la gripe protege de la infección provocada sólo por un tipo específico de virus que puede provocar una epidemia con síntomas gripales graves. Por lo anterior, el hecho de que una persona se ponga la vacuna no es una garantía de que no vaya a enfermar durante la estación de la gripe. Pero sí se ha observado que, si una persona que se ha puesto la vacuna contrae la gripe, es muy probable que presente menos síntomas y éstos sean más leves.

Administrada en forma de inyección en el brazo, la vacuna de la gripe contiene virus inactivados que no le provocarán la gripe a tu hijo, pero estimularán su sistema inmunológico induciendo la producción de anticuerpos o defensas. Si una persona se pone una vacuna que contiene determinadas cepas del virus de la influenza estará protegida contra esas cepas en particular, en el caso de que entrara en contacto con ellas.

Aunque tu hayas vacunado a tu hijo el año pasado, eso no lo protegerá contra el virus de este año, ya que la protección “caduca” porque los virus de la gripe cambian constantemente. Éste es el motivo de que la vacuna se tenga que actualizar cada año para incluir las cepas más actuales del virus.

Para los niños menores de 9 años que se pongan la vacuna por primera vez, ésta se deberá administrar en dos inyecciones separadas entre sí por un período de un mes. Después de la administración de la vacuna, el cuerpo puede tardar entre 1 y 2 semanas en desarrollar la protección contra la gripe.

Si la vacuna se administra antes de que la gripe esté en pleno apogeo, el cuerpo tendrá más oportunidades para desarrollar la inmunidad o protección contra el virus. Aunque la vacuna se puede administrar durante el período del año con más gripe, es mejor que se la pongas a tu hijo lo antes posible, siempre y cuando el pediatra lo considere necesario.

Comunidad

Videos Gymboree

Conoce el mundo Gymboree

Gymboree Comparte

Lee aquí la revista

comparte

Noticias

¡PROMOCIÓN DE TEMPORADA!

GB GymboStore-Box diciembre